Date la oportunidad de vivir esta experiencia.

El Encuentro

Es una experiencia única, positiva y personal en el que participan matrimonios casados por la Iglesia Católica para aprender una técnica de comunicación amorosa que abrirá las puertas de un diálogo constante y trascendental.

El Encuentro se realiza durante un fin de semana en instalaciones adecuadas, donde no hay contacto con el exterior, creando una atmósfera que evite las tensiones de la vida cotidiana y que propicie el interiorizarse con uno mismo, con la pareja y con Dios; todo en una sola relación.

El Encuentro no es un grupo de autoayuda ni una sesión de psicoterapia. Tampoco es un retiro de oración, el Encuentro es un fin de semana para estar solos, tu cónyuge y tu, redescubriéndose y revitalizando la esencia del matrimonio.

BREVE HISTORIA DEL MOVIMIENTO

Encuentros Cristianos de Integración Matrimonial “ECIM” nace como movimiento católico en junio de 1979, en la ciudad de México, gracias a la iniciativa del Padre Dominico Julio Roldán González, O.P. quién en su continuo contacto con jóvenes descubre que el futuro de éstos se ve seriamente afectado por la falta de amor dentro de sus familias y es cuando decide atacar el problema desde su raíz, es decir, trabajando por alcanzar la integración de las parejas que fieles a su compromiso de esposos logren la unidad de su familia.

En 1979 el Padre Julio decide actuar directamente para ayudar a resolver de origen los problemas de sus jóvenes y conjuntamente con ocho matrimonios católicos, funda el movimiento “Encuentros Cristianos de Integración Matrimonial”, actividad a la que consagró el resto de su vida, separándose incluso del clero secular para dedicarse de tiempo completo a tan importante y comprometida labor.

El Padre Julio siguió incansablemente hasta que la enfermedad le obligó a retirarse parcialmente de ECIM; sin embargo, nunca hasta el momento de su muerte, perdió contacto con el movimiento, al que vio crecer, desarrollarse y evolucionar conforme los tiempos lo requirieron.

Fundó movimientos hermanos en Guadalajara, Querétaro y Morelia, y se complació con la fundación de ECIM en Toluca, movimiento en el que debido a su enfermedad, ya no participó directamente.

Actualmente ECIM está presente en Toluca, México, D.F., Guadalajara, Querétaro, León, Morelia, Sucre, Salvatierra, Torreón, YUM y Texcoco.

El Asesor Espiritual es Fr. Emilio Hadad O.C.D. Superior

BREVE HISTORIA DE SU INSERCIÓN DIOCESANA

El movimiento se inserta en la diócesis en el año de 1995.

IDEARIO

Encuentros Cristianos de Integración Matrimonial (ECIM), es un movimiento de Iglesia integrado por matrimonios y sacerdotes comprometidos, que han vivido la experiencia del encuentro, vinculados al obispo de la Diócesis correspondiente en donde el movimiento se instituya.

Tiene como objetivo ayudar parejas unidas por el Sacramento del Matrimonio a reencontrarse en Cristo para que, viviendo cada vez más plenamente su vida cristiana, hagan de su hogar una verdadera Iglesia doméstica y se conviertan en apóstoles en su ambiente.

Para lograr este objetivo, ECIM se vale de los siguientes medios:

a) Realiza encuentros de fin de semana, mediante un método único y propio, para parejas unidas por el Sacramento del Matrimonio, con el deseo de crecer en el amor y la fe, mediante la reflexión, el análisis y la proyección de sus propias vidas.

b) El encuentro es una luz y para mantenerla viva, ofrece y promueve el crecimiento espiritual en pareja, a través de la formación de comunidades de perseverancia.

c) Promueve cursos de formación, retiros, asambleas y otros, para fortalecer el crecimiento de las parejas que han vivido un encuentro.

ECIM, consciente de su vocación evangelizadora, promueve el apostolado en pareja, para extender así el Reino de Dios, haciéndose eco de las palabras del Señor:

… “Van a recibir una fuerza, la del Espíritu Santo, que vendrá sobre ustedes y serán mis testigos”

(Hch. 1,8)

Y así ECIM, es una comunidad de “Forjadores que se forjan forjando”

(Padre Julio Roldán O.P.)

Pide y se te dará; Busca y lo encontrarás; Llama, y se te abrirá la puerta.