Nace como una respuesta a las necesidades de los laicos que colaboran junto con los religiosos Carmelitas, en diversos grupos y movimientos pastorales, procurando el bienestar espiritual de la gente.

Por un lado constatamos el bien tan grande que Dios realiza en todo tipo de personas a través de grupos y movimientos y por otro nos damos cuenta de la necesidad que tenemos de una evangelización y formación espiritual más hondas para poder ser útiles en el trabajo que Dios y la gente nos están pidiendo.
Al formar parte de la Familia Carmelitana queremos llegar a ser promotores de la espiritualidad de todos aquellos que están buscando un sentido más profundo para su vida y potenciar así una humanidad más sana, más fraterna y más unida.
Este Centro quiere ser un espacio de formación y crecimiento espiritual en todas aquellas dimensiones que son características del mundo en que vivimos.

El Centro aspira a detonar procesos de formación integral traspasando la experiencia de los adultos a las inquietudes de los  jóvenes  mediante una metodología  participativa que  afiance conocimientos, convicciones y habilidades que les permita proyectarse en sus respectivas comunidades para potenciarlas y colaborar en su desarrollo integral.

Al ser el Centro de Espiritualidad cuidado y mantenido por los frailes carmelitas el carisma y espiritualidad que se “respira” en la Casa es la quietud, el contacto con la naturaleza y con uno mismo que nos conducen a Dios guiados por las enseñanzas de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz.

Visitanos en:  www.elcarmentoluca.com